Especialidad

Reflexión de una Especialista de Comunitaria

Ayer compartía en las redes sociales una compañera del EIR una reflexión referente a los traslados que van a tener lugar en la Comunidad de Madrid. Como bien sabréis, hace unos meses se celebró una oposición de enfermería en esta comunidad y nos encontramos en plena fase de concurso. Mientras tanto, la administración ha convocado un concurso de traslados para el personal estatutario previo a la incorporación de los aprobados de la OPE en el que el único baremo que se tiene en cuenta es, desgraciadamente, la antigüedad en el puesto.

Sin nada más que añadir, porque la reflexión de mi compañera se ajusta perfectamente a lo que pienso (al igual que muchos compañeros) y sería repetirme, os dejo la nota que escribió:

“Si no hubiera deambulado por los pasillos de algunos hospitales y por la multitud de servicios por los que se pasa durante la residencia (EIR) seguramente no podría opinar como opino, y sé que no está bien generalizar, pero hoy me voy dar ese lujo…
Se puede decir que de aquí a unos cuatro meses gran parte de la Atención Primaria retrocederá un paso importante… ¡porque si! antes de que se ocupen los puestos por los aprobados en la OPE se hacen los concursos de traslados donde multitud de enfermeras que ocupan un puesto en algún hospital de Madrid decidirán “retirarse” a un Centro de Salud…
Y digo bien “retirarse” porque las enfermeras (vuelvo a generalizar porque hay algunas muy preparadas que saben exactamente dónde van y cómo quieren trabajar) tienen la mala-idea preconcebida de que en un Centro de Salud las enfermeras van a sentarse en un confortable sillón de consulta, encender un ordenador, sacar algunas analíticas por las mañanas y tomar muuuuuuchas tensiones sin a penas despegar el culo de la silla. [Inciso que digo esto a sabiendas de todo lo que ya he escuchado en mis no pocos andares…]. Y es aquí cuando la sangre me hierve, me agarro de los pelos y casi casi me pongo a chillar…
He hecho una especialidad de dos años que me ha permitido obtener el título de Enfermera Familiar y Comunitaria. El Estado ha invertido en mi bastante dinero para que yo tenga una formación muy buena y sepa exactamente al acabar cuál es mi función en un Centro de Salud… porque sé que tengo analíticas por la mañana, pero sé que forman parte de un proceso en el que tengo que estar atenta de las cifras de hemoglobina glicada de mis pacientes diabéticos por ejemplo, que tengo que hacer valoraciones integrales de los pacientes y coordinar los cuidados en un equipo multidisciplinar (donde todos trabajamos para un mismo fin), porque sé que tengo que estar preparada para recibir de urgencias una parada cardiorespiratoria, un ictus o un infarto, porqué se cómo curar úlceras por presión pero también cómo prevenirlas, porque sé que tengo que visitar de forma programada y ordenada a mis pacientes inmovilizados que no pueden acudir al centro, porque sé qué recursos hay y cuándo se deben derivar multitud de casos y patologías, porque sé que una de mis funciones es promover la salud y hacer intervenciones comunitarias en colegios, institutos, etc. así como prevenir la enfermedad en personas sanas, porque lo mismo hago una revisión de un recién nacido y fomento la lactancia materna que acudo a un domicilio para vigilar como va un paciente que está en fase agónica y ayudar a la familia en ese duro proceso.
Y lo siento mucho pero no, una enfermera de hospital no puede hacer lo que yo hago. Lo que hago yo y lo que hacemos todas las especialistas que nos hemos y se están formando.
Hoy he leído un artículo donde los médicos de familia se quejaban de lo poco valorados que están, y razón no les falta. Pero imaginad cómo nos sentimos muchas enfermeras cuando sabemos lo poco que nos valora el propio sistema que nos ha formado dando prioridad a enfermeras que no están cualificadas para ocupar un puesto en Atención Primaria (puerta de entrada al sistema sanitario)… porque no están formadas o no quieren formarse y porque no saben qué es lo que se hace en una consulta de Enfermería de un Centro de Salud.
Así que desde aquí sólo me queda animar a mis compañeras especialistas (trabajen ya o no) y acompañar en el sentimiento a todos los pacientes y familiares que en los próximos meses tengan que acudir a un Centro de Salud y salgan con la sensación de que algo (por pequeño que sea) se podría haber hecho mejor si los de arriba supieran explotar a las enfermeras que ya se han formado y que están o bien un día en un sitio y otro día en otro o bien en sus casas esperando que suene el teléfono y aparezca en la pantalla un número muy largo que llamamos “Servicio de Personal”.”
Esther Frías. Especialista de EFyC.

Ante esta situación, la Sociedad Madrileña de Enfermería Familiar y Comunitaria ha presentado un manifiesto del que también os dejo el enlace: http://www.semap.org/docs/traslados.pdf

Esperemos que desde los sindicatos y la administración se escuchen nuestros deseos.

Anuncios

8 comentarios sobre “Reflexión de una Especialista de Comunitaria

  1. Coincido en puntos y comas con las palabras de esta compañera. Por desgracia ese sentimiento también es compartido por los especialistas y los residentes EFyC que nos formamos en Tenerife.

  2. Hola!
    Lo primero enhorabuena por este espacio, que es fantástico!
    Estoy pensando en hacer Enf. Familiar y comunitaria, pero soy un mar de dudas…
    He visto que hay muchas rotaciones y guardias en urgencias incluida uvi móvil… Mi duda es, en la uvi móvil eres tu el único enfermero responsable o vas”acompañado”, al menos las primeras guardias?

    Sabes como me puedo poner en contacto con residentes de Murcia o Alicante??
    Gracias

  3. Hola!
    Reflexiono sobre tu reflexión y concluyo: te entiendo pero no lo comparto por diversas razones:
    – Primero: lo que tú consideras esa injusticia por los traslados en Madrid, la injusticia también se ceba conmigo a la espera del examen extraordinario de la especialidad de comunitaria. ¿Acaso con mi experiencia pero sin título, no tendría derecho a ese puesto de trabajo al que tú te crees con derecho por tu titulación ?
    – Segundo: las compañeras que van a ” retirarse” seguro que también trabajaron en atención primaria y probablemente te hayan puesto alguna vacuna y te habrán atendido muy profesionalmente en los momentos en que los hayas necesitado en tu centro de salud sin titulación especialista alguna, puesto que, querida compañera, no todos nacimos trabajando en un hospital. Es más, estoy convencido, que más de una tutora en tus dos años de especialidad, será una enfermera de atención primaria sin titulación de especialista de la cual seguro que habrás aprendido algo.
    – Tercero: en la mayoría de las funciones la perfecta enfermera de atención primaria que enumeras, también las hacemos en atención especializada: nosotros también interpretamos analíticas ( ¡e incluso electrocardiogramas!); no nos quedamos parados, sin saber qué hacer en una parada o ictus; atendemos a los pacientes en fase agónica y a sus familiares y cuando damos un alta, nos preocupamos a dónde y en qué situaciones se va a encontrar… Para ello, también trabajamos en coordinación con un equipo multidisciplinar.
    – Cuarto: no sé tú pero yo, cuando terminé la carrera, no me creí el mejor enfermero ni el más cualificado, aunque sí que he mejorado a base de actualizar mis conocimientos y experiencia profesional. Recuerda que muchas veces la experiencia profesional, es mejor que cualquier título teórico. Ni yo me creí el mejor enfermero del mundo cuando terminé mi carrera, como creo ( y espero) tú te creas la mejor enfermera especialista del mundo por haber hecho dos años de especialidad. Yo en su día me apoyé en la auxiliar de enfermería para sacar mi trabajo adelante, como tú te apoyarás en compañeros, titulados o no, para resolver tus dudas en tu trabajo diario.
    Concluyendo, laboralmente corren tiempos difíciles, y la formación laboral está a la orden del día y, es de ley que debemos actualizar nuestros conocimientos. Estoy totalmente de acuerdo con la especialización de enfermería, pero esos cambios tan drásticos en la formación enfermera precisa de un período de adaptación en que las enfermeras generalistas se ” retiran” en atención primaria y en el que tú por tener un título accedes a un puesto de trabajo en el que probablemente yo tenga más experiencia.
    Sin deseo de ofender a nadie, espero que los sindicatos y la administración escuchen también mi petición aunque ello conlleve llenar el panorama nacional de enfermeros especialistas de comunitaria que probablemente perjudique tu salida laboral en este sentido y acabes trabajando codo con codo con aquellas compañeras que querían “retirarse” en atención primaria.

    1. Querido compañero, te respondo punto por punto:
      – Primero: estoy completamente de acuerdo con la necesidad del examen de la vía extraordinaria y por ello lucho cada día desde la sociedad de Enfermería Familiar y Comunitaria a la que pertenezco. Pero ese tema no tiene nada que ver con el que estamos abordando en esta entrada, los traslados.
      – Segundo: no sé si conoces la situación actual en la que nos movemos con los traslados en la Comunidad de Madrid. Un alto porcentaje que solicitó el traslado a atención primaria no tenían ninguna experiencia en la misma. La misión de una enfermera familiar y comunitaria va mucho más allá de administrar una vacuna o saber interpretar una analítica, como bien sabrás tú que según comentas trabajas o has trabajado en primaria. Es en esas intervenciones que van más allá de las técnicas donde las enfermeras no están formadas y, por desgracia, también carecen de interés para hacerlo.
      Efectivamente, la que fue mi tutora se encuentra a la espera del examen por la vía extraordinaria, pero yo en ningún momento me estoy refiriendo a esas compañeras que conocen cuál es la labor de una enfermera familiar y comunitaria, sino a aquellas cuya única visión es que en el centro de salud no se trabaja y es la mejor opción para un traslado (estoy convencida de que si trabajas en atención primaria como dices más de una vez te habrás enfrentado a ese tópico).
      – Tercero: he trabajado tanto en hospital como en atención primaria y puedo asegurar que las competencias de ambos puestos no se asemejan. ¡Y eso es bueno! Ya que para eso mismo tenemos las especialidades y otras ramas de formación. Por eso mismo, una persona que acceda a un puesto de trabajo debe demostrar tener dichas competencias para el desempeño del mismo.
      – Cuarto: al igual que tú, cuando yo terminé la carrera me apoyaba en el resto de profesionales que trabajaban a mi lado, y cuando terminé la especialidad también. Sigo aprendiendo cada día a ser mejor enfermera familiar y comunitaria gracias a los grandes profesionales que tengo a mi lado y de los que tengo la suerte de aprender cosas nuevas. Sin embargo, por desgracia, también me he cruzado con muchos otros profesionales sin ningún interés por mejorar profesionalmente en su día a día, de los que, por muchos años de experiencia que tengan, es mejor no aprender.
      Opino que hay muchos compañeros que tienen la idea errónea de que los especialistas vía EIR somos enfermeras recién tituladas. Hay de todo. Ya que muchas hemos trabajado muchos años antes de decidirnos a realizar esta oposición con el fin de aspirar a la especialidad que tanto ansiábamos y que en el caso de algunas no teníamos otra opción de conseguir. Son años que hemos sacrificado muchas cosas: ingresos económicos, tiempo con la familia, etc., con la ilusión de mejorar profesionalmente.

      Como respuesta a tu conclusión quiero dejar constancia que mi interés por este tema va más allá del ámbito laboral, ya que hoy por hoy tengo una estabilidad laboral bastante buena. Mi lucha en pos de la Enfermería Familiar y Comunitaria va dirigida al bien de la profesión, no a intereses personales. Por ello mismo, opino que los enfrentamientos entre especialistas vía EIR y aquellos que se encuentran esperando la vía extraordinaria no tiene ningún propósito más allá de los intereses personales, y que el día en que todos miremos por el bien de la profesión (aspecto en el que se tendrían que centrar los sindicatos) avanzaremos todos juntos. Será el día en el que los traslados a atención primaria tengan en cuenta las competencias del profesional en ese campo y no únicamente los años trabajados.

      Un saludo.

      1. Totalmente de acuerdo. El tema no es el puesto de trabajo si no lo queremos como profesionales. Yo lo que quiero es que se reconozca la competencia y no los años, que se valore el conocimiento y no solo las “canas”. Qué profesión saca pecho de que no se valore su cuerpo de conocimientos?. Basta ya de decir que todas las enfermeras somos iguales y que valemos para un roto y un descosido” hoy en un quirófano y mañana haciendo una valoración integral en un domicilio”, vamos, quien se traga eso!!!, pero claro la valoración enfermera en el domicilio es lo que se queda sin hacer, y por qué?…..este es el debate. Y por eso tenemos que hablar de las competencias para el ámbito de trabajo y quien las tenga que acceda al puesto y sino que se quede donde puede desempeñar un buen nivel profesional.
        Ojalá se pida algo más que las canas y tengan oportunidad de volver a AP todas las enfermeras que teniendo las competencias de la especialidad( con o sin título) se han visto obligadas a trabajar en el ámbito hospitalario

    2. Tienes toda la razón. Pero tenemos la batalla perdida. Seguimos esperando por la especialidad por via extraordinaria como nos prometieron… Lo siento mucho pero las especialistas, que están formadas por enfermeras sin especialidad, se creen que por aporbar un examen mir y hacer dos años de formación ya lo saben TODO y no, ni mucho menos, Hacen falta muchos más años de práctica asistencial en primaria para seguir aprendiendo y los pasillos del hospital, también te dan muchas tablas por supuesto.

  4. Me parece que estás generalizando sobre un grupo que, afortunadamente, es minoritario y que, desgraciadamente, hay en todos los niveles de atención.
    Conozco la situación de Madrid, así como conozco la de Asturias y ambas son injustas para un colectivo de enfermería. De todas formas, el fallo es de quien pone las reglas y no de quien acata las reglas impuestas. Insisto, son tiempos de cambios drásticos en la formación de enfermería que necesitan tiempo de adaptación para que lleguen al objetivo fijado y que estarán sembradas de injusticias hasta conseguirlo.
    E indudablemente, tengo un interés personal en obtener la titulación de especialista de comunitaria : sentirme realizado por trabajar en lo que quiero, de la mejor forma posible, por y para el usuario y por la que llevo años formándome.

    Gracias por tu respuesta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s